La hibernación podríamos definirla como un mecanismo de defensa natural mediante el cual la tortuga se sumerge en un estado de aletargamiento o bien en un estado de semialetargamiento o estivación(éste último le permite seguir comiendo y realizando otras actividades fisiológicas aunque con menor frecuencia) con el fin de combatir periodos adversos de bajas temperaturas (por lo general frente a temperaturas inferiores a 10·C, variando según la especie),de ahí que en gran parte la realización o no de la hibernación de forma natural va a venir determinada  por el tipo de  tortuga y por la localización geográfica en que se halle, o más concretamente por el clima o variaciones de temperatura del lugar donde habite ,así pues, no todas las tortugas hibernan o necesitan hibernar, conllevando a diversas patologías o enfermedades e incluso a la muerte en  aquellos casos en que la hibernación es inducida por la  acción de la mano del hombre sin conocimiento alguno, o bien por una localización geográfica o clima bien distinto a su originario .Así por ejemplo, la Tortuga Mora o Testudo Graeca, procedente del Norte de África y Sur de España, no tiene necesidad de hibernar en su hábitat natural donde la temperatura media rara vez permanece durante un tiempo suficiente por debajo de 10·C (algunas a lo más entran en estado semiletárgico cuando se produce un ligero descenso de temperatura ).Por el contrario, estas mismas tortugas localizadas en hábitat donde las temperaturas permanecen durante un tiempo prolongado por debajo de los 10·C, entran en estado de hibernación, presentando posteriormente al proceso graves problemas. De igual manera, tortugas con origen natural en climas fríos donde entran en hibernación durante varios meses (de 3 a 8 meses), pueden no hacerlo al habitar en lugares de climas cálidos sin apenas descensos de temperatura.

 

                                  

 

     Así pues, cuando vamos a adquirir una tortuga, lo primero que debemos hacer antes de  nada es informarnos previamente sobre cual es su origen, su  alimentación, y en caso de que hibernen, condiciones bajo las que se produce y requisitos imprescindibles para llevarla acabo con éxito(Una buena página  donde obtener información al respecto sobre las distintas especies es www.infotortuga.com).Otra cosa muy importante que no debemos olvidar en el momento de compra ,es pedir en el establecimiento un certificado(CITES) que acredite que la comercialización de dicha tortuga es legal,de esta forma nos evitaremos posibles problemas además de no contribuir con el comercio ilegal y la  extinción de determinadas especies. 
    No obstante, como hemos dicho anteriormente, la hibernación no es un proceso indispensable en la vida de nuestra tortuga, así que, ante el desconocimiento, lo ideal  es que sea ella quien inicialmente nos dé indicios de la intención de entrar en este estado de letargia o hibernación; y nosotros quienes determinemos si favorecer o imposibilitar el proceso en función de una serie de factores y teniendo en cuenta unas pautas imprescindibles.
    Los signos que nos indicarán que nuestra tortuga quiere entrar en hibernación se van a presentar normalmente a finales de Septiembre o principios de Octubre,coincidiendo con los descensos de temperatura del lugar donde habite y limitándose básicamente a un aumento de la actividad e ingestión de alimento(dejando normalmente de comer 2-3 semanas antes de su entrada en dicha fase).Además,tortugas acuáticas y semiacuáticas comenzarán a excavar en distintos lugares buscando el sitio o refugio donde lo harán,no así en tortugas terrestres,las cuales buscarán un lugar escondido en  la superficie.

                                                                             

    Una vez que veamos que nuestra tortuga tiene intención de entrar en hibernación, debemos plantearnos la situación:estudiar inicialmente si presenta la condición corporal y el estado de salud adecuados; informarnos sobre cuales son las condiciones necesarias para llevar el proceso con éxito,y analizar si tenemos los medios necesarios para proporcionarle todos los requisitos necesarios durante dicho periodo.
    Tortugas con mala condición corporal(desnutridas o muy delgadas),con  heridas,o cualquier otro signo de enfermedad(fracturas o fisuras de caparazón;ojos hundidos, lacrimosos o inflamados;abcesos en piel,placa bacteriana en boca,etc.),no deben entrar en hibernación bajo  ningún concepto sin previamente solucionar el problema.Algunos autores estiman que tortugas menores de 2-3  años, o con menos de 8 cm. de longitud ,no debieran entran en hibernación.
    Una vez analizado el caso , comprobado que nuestra tortuga cumple las condiciones corporales y de salud para entrar en hibernación,y que podemos  proporcionarle los requisitos necesarios para llevar acabo el proceso correctamente durante 3-4 meses que es lo que suele durar  normalmente,sólo entonces,deberemos tener en cuenta una serie de pautas a realizar previas al proceso.En caso contrario,basta con mantener la temperatura de su hábitat por encima de 15-20·C para impedir que entre en dicha fase.
PAUTAS PREVIAS A LA HIBERNACIÓN:
–1 mes previo a la hibernación:Examen coprológico o de heces por el  veterinario(con el fin de descartar parásitos) y desparasitación interna.
–De 2 a 3 semanas previas al proceso:Suplementación con Vitamina  A(Existe un elevado consumo de ésta durante la hibernación,siendo la  principal causa de problemas posthibernación).
–Durante una semana antes de la entrada en hibernación:Dieta hídrica y baños de 20-30 minutos en agua(mejor suero glucosado) a 25·C sin llegar a cubrir la cabeza.Con este proceso no sólo conseguimos una buena hidratación de nuestra tortuga,sino que favorecemos la defecación y eliminación de todo el contenido digestivo, evitando fermentaciones del alimento durante la hibernación y sus graves consecuencias.
–Justo antes de la entrada en  hibernación realizaremos un cepillado(vale con un cepillo de dientes) con agua de todas las  estructuras externas accesibles con el fin de eliminar residuos  y microorganismos que puedan favorecer infecciones durante la hibernación.De igual forma realizaremos  la limpieza y desinfección del lugar donde se llevará acabo el proceso.
–En el caso de que se trate de especies cuya hibernación se realice bajo tierra u otro sustrato,debemos asegurarnos que éste tenga la profundidad suficiente para permitir su enterramiento completo.Igualmente en aquellas que lo hagan en superficie o en el exterior deberán tener un lugar adecuado y resguardado donde hacerlo. 
    Ni que decir que una alimentación variada y nutritiva durante el resto del año,será fundamental para que nuestra tortuga acumule las reservas necesarias para afrontar el proceso con éxito.

PAUTAS A SEGUIR POSHIBERNACIÓN:

–A la salida del proceso de hibernación deberemos visitar a nuestro veterinario con el fin de realizar un chequeo general y descartar diversos problemas que se presentan con bastante frecuencia tras este periodo de aletargamiento(Infecciones bucales o estomatitis,infecciones oculares o conjuntivitis,extreñimiento,parasitosis internas y externas,anorexia,deshidratación…)

–El resto de  pautas a seguir van a ser básicamente las mismas que previamente a la hibernación:suplementación con Vitamina A,baños en agua o suero glucosado,limpieza del caparazón…y en caso de anorexia,estimulantes del apetito. 

   A la salida de hibernación, la alimentación se limitará a algunas verduras(preferentemente zanahoria y pimiento por su contenido vitamínico(En Vitamina  A y C respectivamente) y tomate por su elevado contenido hídrico),después, se irá aumentando cualitativa y cuantitativamente progresivamente.La ausencia  de ingesta de contenido líquido durante una semana,o la de alimento durante más de dos,serán motivo de visita al veterinario.

                                            

  La anotación de variaciones de comportamiento previas a hibernación,pautas seguidas durante ésta ,condiciones ambientales y variaciones de peso,así como resultados y comportamiento a la salida de ésta,nos permitirán llevar a cabo el proceso con mayor éxito y precisión en hibernaciones posteriores.  

Comparte este artículoShare on Facebook
Facebook