EL PARTO DE LA PERRA:INFORMACIÓN Y CONSEJOS PRÁCTICOS

  

                                         

                                                        

Cuando tenemos una perra gestante debemos saber como predecir en la medida de lo posible cuando se producirá el parto y que medidas llevar a cabo para que éste se desencadene de la mejor forma posible, siendo capaces de detectar las posibles anomalías o complicaciones motivos de urgencia veterinaria. No obstante, recordar inicialmente que el nacimiento de los cachorros es un proceso natural y que sólo se necesitará ayuda en las menos ocasiones, con lo cual, de nada sirve ponernos nerviosos sin motivo aparente.

   La gestación de la perra dura en torno a los 2 meses, pudiendo haber variaciones de hasta 2 semanas si tomamos como referencia la fecha de monta, fijándose la duración entre 57 y 72 días, no siendo así nada fácil determinar con exactitud el día del parto sin la realización de continuas prueba hormonales.Lo que si vamos a poder hacer es observar una serie de signos y comportamientos que nos orientarán en gran medida sobre la proximidad del parto y de los cuales hablaremos a continuación.

   Antes de hablar de estos signos, es necesario decir que cuando estimemos unos 50 días de gestación, debemos preparar una paridera donde  nuestra perra pueda llevar a cabo el parto. Ésta debe localizarse en un lugar tranquilo, sin tránsito de gente ni de otros  animales y poseer una serie de características, siendo lo ideal usar una caja de  plástico o madera de suficiente  longitud y anchura  para albergar a la perra estirada con  todos los cachorros y con los bordes con la altura necesaria  para impedir que éstos se salgan durante todo el proceso de lactación(10cm aproximadamente),  pero que a la vez permitan a la madre  entrar y salir  con facilidad  , y en la cual pondremos mantas o toallas(las cuales iremos cambiando conforme se vayan ensuciando) que  proporcionen la comodidad e higiene necesarias.

  A partir del día 55 estimado de gestación, comenzaremos a tomar la temperatura rectal dos veces al día con el fin de conocer cual es la temperatura  normal de nuestra perra (oscilará entre 38-39·C), cuyo valor nos  servirá de  referencia, pues de 24 a 48h antes del parto lo normal es que la  temperatura descienda en torno a 1·C, hecho que nos hará intuir que el momento del parto se aproxima.

Otro hecho que suele ocurrir varios días antes del parto es el descenso de leche a las mamas (la presión sobre el pezón acompañada de  la  salida de leche será otro signo indicativo de que el parto se aproxima).Además, entre unas 24-36h antes del parto empezará el  comportamiento de búsqueda del lugar dónde realizar el nido o lugar del parto (si éste no corresponde con el lugar donde hemos colocado el habitáculo para la paridera inicialmente, deberemos cambiarla a su lugar de elección).

  Una vez indicados que signos nos pueden orientar sobre la  proximidad del parto, nos centraremos en las  fases del parto en sí y en sus posibles complicaciones.

Antes de nada prepararemos el material que posiblemente nos pueda hacer falta: paños o toallas limpias, guantes de látex  estériles, una estufa o calefactor(muy importante, pues la temperatura ideal en el momento del parto es de 30-35·C, sin olvidar que los cachorros aún  no han desarrollado el sistema de termorregulación, suponiendo las bajas temperaturas una de  las principales causas de muerte al nacimiento), e hilo resistente y tijeras estériles(sumergidos en alcohol durante media hora mínimo)

PRIMERA FASE DEL PARTO:

La primera fase del parto comienza con el  inicio de las contracciones uterinas,no muy evidentes hasta que la perra comienza a mostrar determinados comportamientos. La perra se muestra agitada e inquieta, inapetente, aumenta la respiración superficial, jadean, se lamen la vulva a menudo e  incluso  a veces vomitan. Todo esto normalmente acompañado de la búsqueda de un  lugar tranquilo, dónde a veces comienzan a escarbar con el fin de hacer el nido, lo cual nos indicará el lugar donde ella quiere llevar acabo el parto.Todo esto nos indica que  el parto ha comenzado, siendo la duración de esta fase entre 6-18 horas, acabando cuando  el cervix se dilata por completo, encontrándose así ya preparada para el inicio  de la expulsión de los cachorros.

SEGUNDA FASE DEL PARTO:

Se inician las contracciones con más fuerza, comenzando la expulsión de los cachorros a la media hora aproximada del inicio de dichas contracciones y oscilando el tiempo de salida entre cachorro y cachorro entre 5 minutos y 2 horas, considerándose por encima de este tiempo que se está produciendo sufrimiento fetal, aunque en camadas muy numerosas podemos pasar por periodos de descanso de varias horas.

TERCERA FASE DEL PARTO:

Se corresponde con la expulsión de las placentas, que normalmente se produce a los 5-10 minutos tras la expulsión de cada cachorro si éste no viene acompañado de dicha, no obstante, no siempre cada cachorro sale con la placenta, pudiendo incluso salir en ocasiones dos cachorros y después sus placentas. Si es posible, llevaremos un control del número de placentas eliminadas comprobando que corresponde con el número de cachorros, de no ser así, es posible que la madre la haya ingerido (lo cual es conveniente evitar) sin que nos demos cuenta, o bien que haya quedado retenida en su interior.

A la salida de cada cachorro la madre rompe la envoltura o saco vitelino( en caso de que venga dentro de éste), lame vigorosamente al cachorro eliminando todos los restos de membranas y estimulando la respiración, y corta el cordón umbilical con sus dientes, todo ello en un periodo de 1-3 minutos desde el nacimiento.

                                                                             

POSIBLES INTERVENCIONES NECESARIAS Y COMPLICACIONES:

Como ya hemos dicho anteriormente, el parto se suele sobrellevar de forma natural sin complicaciones e intervención alguna, pero existen determinados casos en los que deberemos intervenir o recurrir a la actuación de nuestro veterinario. A continuación citaremos estos casos:

1—Por parte del propietario: En el caso de que la madre no realice las operaciones correspondientes transcurridos 3 minutos tras el nacimiento de un cachorro, romperemos la envoltura del cachorro empezando a nivel de la cabeza, ,revisaremos nariz y boca para comprobar que no hay secreciones que impidan la respiración(en cuyo caso las quitaremos manualmente, para nariz usaremos un bastoncito de oídos con cuidado) y a continuación estimularemos la respiración frotando vigorosamente (pero si hacer presión) el tórax con un paño calentito(con el animal apoyado sobre la palma de la mano y la cabeza colgando)   hasta que comience a respirar(a veces tardan hasta 1-2 minutos).A continuación limpiaremos todos los restos y procederemos a ligar y cortar el cordón umbilical. Para ello con el hilo previamente esterilizado, haremos un nudo doble fuerte aproximadamente a 1 cm separado del abdomen o del inicio del cordón y a continuación cortaremos a medio centímetro por encima de éste(parte que pega hacia nosotros ).Posteriormente limpiaremos el extremo libre con una solución yodada(betadine).Finalmente lo pondremos junto a la madre con la temperatura ambiental adecuada, siendo de gran importancia la ingestión de leche durante las primeras horas tras el nacimiento, para lo cual a veces necesitarán de nuestra ayuda como guía. Todo ello con el uso de guantes estériles.

                                       

2-Complicaciones que requieren de actuación veterinaria:

Será necesario recurrir a nuestro veterinario en los casos en que ocurra alguna de estas situaciones:

·        Si tras 24-36h después del descenso de temperatura no se ha iniciado el parto y ésta  ha vuelto a su valor normal.

·        Si transcurridos 30 minutos de contracciones fuertes no ha salido ningún cachorro

·        Si ha quedado retenido algún cachorro o asoma la bolsa que recubre a éste por la vagina y tras un par de periodos de contracciones no son expulsados.

·        Si transcurren más de dos horas entre la salida de un cachorro y otro

·        Si hay exudado vaginal de color negro o verde oscuro o sin que salga ningún cachorro, lo cual puede ser indicativo de que se ha producido un desprendimiento de placenta y el cachorro se encuentra en peligro.

·        Cuando llegada la fecha estimada para el parto, éste no se produce, lo cual puede ser debido a un mal cálculo de fecha, o bien porque el útero no sea capaz de contraerse adecuadamente. En estos casos es recomendable hacer un test de progesterona el cual nos indicará si se debe a un error en el cálculo de la fecha o a un problema de contracción uterina, determinando si debemos esperar, o bien provocar el parto o realizar una cesárea.

                                                

                                                      

RECORDAR QUE EL PARTO GENERALMENTE SE SOBRELLEVA DE FORMA NATURAL SIN COMPLICACIÓN ALGUNA.

 

 

  

Comments are closed.