La ANSIEDAD POR SEPARACIÓN podríamos definirla como un comportamiento inapropiado provocado por un excesivo apego o hipervínculo mascota-propietario,considerándose algunas causas predisponentes, como pueden ser, destetes o separación de la madre tempranos,perros abandonados o maltratados,y el ofrecer excesivo cariño o afecto a nuestro animal,sobreprotegiéndolos e impidiendo que se valgan por si mismos,o mejor dicho,el pretender humanizarlos de una forma u otra,creando tal dependencia ,que ante situaciones de soledad o ausencia de su dueño,se muestran inseguros y angustiosos,plasmando ese pánico con diversas acciones indeseadas:

–Eliminación inapropiada(micciones y defecaciones)

–Vocalizaciones excesivas(ladridos,aullidos)

–Comportamiento destructivo(destrozan su cama,muñecos,comederos,objetos del propietario……)

–E incluso:vómitos,diarreas,salivación excesiva,anorexia,automutilación,temblores.

El momento y la forma de manifestación va a variar en cada caso,algunos lo harán en el momento que preveen que su propietario se va a ir(intuido por una serie de hábitos:ruido de llaves,colocación de ropa,palabras de despedida,etc),otros inmediatamente tras la salida del dueño(nada más cerrar la puerta de casa),otros transcurrido un rato de ausencia,otros toleran salidas regulares(trabajo…),pero no las irregulares,otros al dejarlos con otras personas que no son figuras de apego,otros al oir el sonido del coche al regreso…..

No obstante,en su mayoría van a presentar una serie de signos comunes indicativos de que padecen tal problema:

  

1-Antes de que el dueño salga de casa:

-Se esconden en un lugar seguro(anticipándose a una supuesta situación de pánico) o bien siguen al dueño en todo movimiento,mostrando cierto nerviosismo o angustia, gruñendo o emitiento sonidos con cara apenada con el fin de impedir que su dueño se marche.

-Se resisten a entrar en el lugar donde se suele dejar cuando permanece solo.

2-Durante la ausencia del dueño:

Presentan alguno o varios de los signos mencionados anteriormente:Vocalizaciones excesivas,eliminaciones en proximidad a puertas o en objetos de la figura de apego,comportamiento destructivo,automutilación,vómitos,anorexia.

3-Cuando el dueño retorna a casa:

-Se encuentra excesivamente excitado,tardando demasiado tiempo en apaciguarse y recuperar la calma.

-Buscan insistentemente el contacto físico con el propietario,esperando unas caricias y unas palabras de cariño o de arrepentimiento por haberlo dejado solo.

-En los menos casos, se esconden,siendo conscientes de que lo que han hecho no está bien y de que le van a regañar,pero por otro lado no lo son de que se trata de acciones condicionadas e incontroladas por una situación de pánico y estrés,al igual que los humanos actuamos de diversas formas incontroladas ante situaciones de miedo y angustia.

Antes de comenzar la terapia,debemos tener muy claro que no se trata de una venganza o resentimiento de nuestra mascota por haberla dejado solo, y mucho menos de un problema de falta de educación,sino de un problema de ansiedad,por tanto,de nada servirá regañarles,sino que nuestro objetivo principal será enseñarles a sobrevivir ante dichas situaciones y a valerse por si mismos,eliminando esa dependencia del ser humano y más en concreto,de su/s figura/s de apego.Otra cosa a tener en cuenta es que la terapia no tiene un tiempo  fijo establecido,sino que deberemos mantener las pautas de actuación incluso posteriormente a su resolución para evitar recaidas,siendo lo más estricto posible.

A continuación hablaremos de las pautas a llevar a cabo,cla sificando la forma de actuar dentro de 2 grupos.

1-MANEJO DEL AMBIENTE:

.Proporcionaremos un espacio donde queden minimizados los estímulos externos(ruidos diversos,visibilidad del pasar de gente,tránsito de coches…),aportándole de esta forma una mayor seguridad.En determinados casos,será una caseta lo que les dé dicha seguridad.Unos se sentirán más seguros en espacios pequeños y cómodos,otros en espacios amplios,por ello debemos analizar que confiere mayor tranquilidad a nuestra mascota,lo cual suele ir asociado a seguridad.

.Dicho espacio deberá estar exento de cualquier objeto o cosa a su alcance,salvo lo mínimo e imprescindible(recipientes de comida y agua),lo cual quitaremos también en caso de que los vuelque o muerda con asiduidad.

.Le dejaremos una golosina comestible de lento consumo(huesos de tienda) o un juguete el cual cambiaremos periódicamente(fomenta su actividad física y mental),los cuales retiraremos a nuestro regreso, favoreciendo así su distracción durante nuestra ausencia.

.Acotaremos aquellas zonas en las que habituálmente realiza las eliminaciones.

.Algunos permanecen mas tranquilos y seguros si se deja la radio o televisor puesto y otros si se deja alguna luz encendida cuando quedan solos por la noche.

2.MANEJO DE LOS HÁBITOS,ACTITUDES Y CONDUCTAS:

.Debemos intentar no asociar ningún acto con la salida de casa,como cojer el bolso o llaves,ir al baño,apagar las luces o aparatos,ponerse la chaqueta o zapatos,llenar su recipiente de agua,etc.Estos hechos deben ser realizados 20-30 mitutos antes de la partida,ignorándolo por completo,evitando cualquier interacción afectiva(caricias,abrazos,palabras de despedida…,podría interpretar que lo estás protegiendo de una situación peligrosa) con nuestra mascota,e incluso,mucho mejor aún,debemos realizar estos actos en situaciones en que no vayamos a salir de casa,siendo lo ideal trabajar inicialmente el hecho que consideremos mas vinculado con la salida de casa(por ejemplo,el acto de cojer las llaves,volviendo a soltarlas y seguir con actividades no relacionadas con la partida,repitiéndolo esto varias veces al día),e ir añadiendo el resto de hechos progresivamente,ignorando al animal si comienza con la excitación durante dichos,pues,aunque no nos demos cuenta,suponen factores que desencadenan la ansiedad por separación,debiendo ser la transición entre la presencia y la ausencia del propietario lo menos marcada y metódica posible.Para realizar este proceso con éxito,primero debemos analizarnos a nosotros mismos,viendo que serie de cosas solemos repetir a nuestra salida de casa para posteriormente trabajar sobre ello.

.Modera el apego y ralaciones afectivas durante el tiempo que permanezcais juntos,cuanto mayor sea éste,mas le faltarás cuando se encuentre solo,de forma que, también deberemos enseñarlo a que permanezca solo cuando estemos con él,para lo cual,seremos siempre nosotros quienes decidamos cuando si y cuando no(en cuyo caso lo ignoraremos por completo sin dirigirle siquiera una mirada que de tregua a más) llevar acabo las muestras de afecto,favoreciendo así su independencia.

.Evita que cualquier momento de separación o reunión sea emotivo,así por ejemplo,antes de acostarnos o al levantarnos,no debemos despedirnos o saludarlo de forma efusiva respectivamente.

.Fomenta su relación con otros perros y personas,disminuyendo el contacto físico con la figura de apego.

.Aumenta su ejercicio físico y mental:el dar un gran paseo antes de los momentos de partida hace que el proceso de ausencia se produzca de forma gradual.De igual forma debemos incrementar ejercicios de obediencia,insistiendo en que permanezca quieto y tranquilo en determinados sitios(en aquellos en que permanecerá ante nuestra ausencia real),de los cuales nos iremos alejando progresivamente.

.Al regresar a casa:

–No castigar o regañar por destrozos o eliminaciones realizadas en nuestra ausencia,pues como ya hemos mencionado anteriormente,no existe asociación entre conducta y castigo(lo hace por una situación de miedo y angustia,no por venganza),promoviendo aún más su ansiedad.

–Evita que tu entrada en casa se convierta en una fiesta,porque permanerá ansioso esperando dicho momento.De igual modo no lo sacaremos a pasear inmediatamente tras nuestra llegada,pues supondrá otra causa de ansiedad añadida.

–De ahí que,a nuestra llegada a casa,nos limitaremos a ignorarlo por completo,sin interactuar con nuestra mascota y manteniendo cierta distancia hasta que se tranquilice totalmente, y sólo en este momento,la premiaremos(caricias acompañadas de palabras afectivas,golosinas o paseo),pero si comienza nuevamenete con la excesiva excitación,volveremos a ignorarla.

.Por otro lado,iremos practicando salidas cortas(de 1 a 5 minutos) usando una clave de seguridad (señal auditiva o palabra que el perro no conozca)la cual usaremos exclusivamente para ausencias cortas,puesto que si las usamos inadecuadamente perderá su significado.En dichas salidas ordenaremos que permanezca en una determinada zona,premiando el buen comportamiento a nuestro regreso,y posteriormente iremos aumentando progresivamente el tiempo de ausencia.

–El pronóstico vendrá determinado por la gravedad del problema,la prevalencia del mismo o tiempo que lleva presentándose,y la insistencia y constancia en la terapia.El apoyo con terapia farmacológica(cusulte a su veterinario),puede ayudar en cierta medida a la resolución del problema.

COMO YA HEMOS VISTO LA TERAPIA ES BASTANTE SENCILLA,BASTA CON SER CONSCIENTES DEL PROBLEMA QUE NUESTRO ANIMAL PADECE ,VER QUE PUNTOS Y HÁBITOS DEBEMOS MODIFICAR,DOSIFICAR EL AFECTO HACIA NUESTRA MASCOTA Y PORSUPUESTO,SER CONSTANTES Y ESTRICTOS,PUES COMO TODOS LOS PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO REQUIEREN SU TIEMPO.AUNQUE EN UN ANÁLISIS RÁPIDO DÉ LA SENSACIÓN DE QUE SIGUIENDO DICHAS PAUTAS NO VAMOS A DISFRUTAR DE NUESTRO COMPAÑERO,NO ES ASÍ,AL CONTRARIO,UNA VEZ QUE CONSIGAMOS MODIFICAR LA CONDUCTA DE NUESTRO AMIGO,SERÁ CUANDO VERDADERAMENTE DISFRUTEMOS DE ÉL.

 

Comparte este artículoShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *